Actualmente me encuentro trabajando en hacer funcionar una nueva tienda online de regalos especiales, campo en el que soy novato del todo y sobre el que día con día voy a aprendiendo cosas nuevas que iré publicando por aquí. Así que ahí va la primera lección de comercio electrónico que he aprendido a la que le seguirán más (algunas serán aplicables al comercio en general también, esta primera es un ejemplo):

Si vendes productos manufacturados por ti y hay materiales que te los proporciona un tercero, siempre que sea posible manten relación con al menos dos distribuidores diferentes.

La razón es bastante obvia: si solamente trabajas con un distribuidor corres el riesgo de que este no pueda servirte determinado material durante X tiempo que necesites ya para confeccionar nuevos productos destinados a reponer.

Esta situación es un problema de por sí porque habrá productos que hasta que el distribuidor no te entregue los materiales que necesitas no podrás servir a tus clientes, lo que podría llegar a provocar toda clase de cosas y ninguna buena si el asunto no se gestiona bien.

  • Compartir: